EL BALCON FELISBERTO HERNANDEZ PDF

Texto completo. Sus opiniones tardaban. Sin embargo aquella noche yo era feliz; en aquella ciudad todas las cosas eran lentas, sin ruido yo iba atravesando, con el anciano, penumbras de reflejos verdosos. Usted lo ha adivinado.

Author:Kek Mikalkree
Country:Ghana
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):14 April 2011
Pages:77
PDF File Size:10.65 Mb
ePub File Size:6.66 Mb
ISBN:712-2-70890-881-4
Downloads:2490
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mazuzahn



Texto completo. Sus opiniones tardaban. Sin embargo aquella noche yo era feliz; en aquella ciudad todas las cosas eran lentas, sin ruido yo iba atravesando, con el anciano, penumbras de reflejos verdosos.

Usted lo ha adivinado. Entonces le dije: -Es una pena que ella no pueda salir. Todos necesitamos pasear y distraernos. Era en un primer piso. A ella le gusta tenerlas abiertas para ver los colores. Tuve tiempo de ver muchos cuadritos de flores pintadas colocadas todos a la misma altura y alrededor de las cuatro paredes como si formaron un friso. Era cuando lo tocaba mi madre. Casi siempre les toca a las personas que viven solas en el campo. A medida que se iba la luz, ellos se acurrucaban en la sombra como si tuvieran plumas y se prepararan para dormir.

Entonces empezamos a hablar. Ahora yo empezaba a sufrir porque el poema no terminaba. Es muy fresco y El anciano y yo comimos poco y tomamos poco vino.

Hubo un momento en que nos quedamos silenciosos. Hace ya mucho tiempo que no se encienden. Hice otro acorde como si adelantara otro paso. Ella dio un grito. Yo soy torpe para seguirle esos inventos, y ella se enoja conmigo.

Si quiere yo A la noche ella tampoco vino a la mesa. El anciano y yo comimos, bebimos y conversamos hasta muy tarde de la noche. Y a los pocos instantes llamaron suavemente a mi puerta. No se lo puedo decir ahora. Hasta luego. Sentimos un estruendo, y enseguida nos dimos cuenta que no era la tormenta. Era angustioso ver el corredor sin sombrillas. Esa noche comimos y bebimos poco. Ahora la pobre muchacha estaba diciendo: -Yo tuve la culpa de todo. Hay cosas que caen por su propio peso. Antes que llegara a la mesita, vi el cuaderno de hule negro de los versos.

ARPC FORM 83 PDF

Felisberto Hernández

Born into poverty, he was a self-taught pianist who earned a living playing in movie houses during the silent era. From to Felisberto published four small collections of stories that went largely unnoticed, and whose chief interest is that they manifest themes and techniques that were to mature in his later work. A feature of his stories is the impassive observation of absurd occurrences by several anonymous characters who are really the same person. The chief preoccupations of this character, often the narrator, are objects, women, and music. The humdrum, bourgeois protagonist carefully constructs pornographic scenes with dolls, revealing one of the most grotesque pictures of a subconscious in modern literature.

FIGO CLASSIFICATION OF AUB PDF

El balcón secreto de Felisberto

.

ATLAS DE MITOCANIE URBANA PDF

.

Related Articles